Saltar al contenido

Solomillo de Cerdo con Mostaza y Salsa de Higos

Solomillo de cerdo con mostaza y salsa de higos

Os voy a enseñar una receta facilísima y realmente deliciosa. Haremos un Solomillo de Cerdo con Mostaza y Salsa de Higos. Una receta de carne tierna, jugosa, sabrosa y ligeramente dulce. Esta es una de esas recetas que os sirve perfectamente para preparar en Navidad, con poco esfuerzo y gran resultado.

Ingredientes:

(para 3 personas)

  • 6 o 7 higos frescos,maduros  y sanos
  • 1 solomillo de cerdo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 250 ml de nata para cocinar
  • 1 cda. de mostaza de Dijón
  • pimentón de la Vera
  • sal
  • pimienta

Lo primero a macerar:

Salpimenta el solomillo por todos los costados. Luego añade una cucharadita de mostaza y extiéndela con un pincel de silicona.

Añade ahora unos cuantos toques de pimentón y sigue extendiendo.

La pieza ha de quedar totalmente untada, es mejor hacerlo unas horas antes de cocinarlo, la noche de antes estará bien. Si eres de los que improvisan, procura que al menos esté macerado media hora.

Una vez macerado, córtalo en 6 medallones, para tres raciones, o dos generosas.

El socarrado o tostado de la carne:

En la mayoría de los casos, cuando tengas que hacer una pieza de carne, es necesario tostarla (que no sellarla). Con el tostado lograrás enriquecer y potenciar el sabor, tanto de la carne, como de la salsa.

Para tostar la carne, calienta una sartén y añade un chorrito de aceite. Procura que esté bien caliente, pero no demasiado; si el aceite humea enseguida de añadirlo, es que está excesivamente caliente. Si cuando la pieza de carne toca la sartén, no sisea, es que está fría.

Marca cada medallón por los cuatro costados. El solomillo de cerdo es una carne tierna que se cocina enseguida. Para que siga siendo tierna, no hay que hacerla mucho. En principio, una vez tostadas todas las caras de cada pieza, el calor debería haber llegado lo suficiente al centro para que quede al punto.

Una vez hechos los medallones, retíralos a un plato.

A modo de guarnición y decoración, puedes marcar en la sartén cuatro rodajas de higos, con un minuto por cada lado será mas que suficiente.

La salsa:

Después de retirar las rodajas de higos, añade un vasito de vino blanco, cuando hierva añade la pulpa de tres higos y remueve para que se disuelva.

Mientras hierve, vereis que enseguida empieza a espesar. Remueve y pruébala de sal, añade si es necesario, pero no te pases, pues aun tiene que reducir y se van a concentrar aun mas los sabores.

Si dejas una salsa al punto de sal y luego reduce, te acabará quedando salada.

Deja que hierva un par de minutos para que reduzca y espese a tu gusto. Una vez espesada, pásala por un colador fino para retirar las semillas de los higos.

Puedes seguir reduciendo o dejarla como esté.

Acuérdate de probar y rectificar de sal si es necesario, siempre que acabes una salsa. 

Ya tenéis vuestro plato listo, solo queda montarlo.

Pon un poco de salsa de fondo, dos medallones de solomillo y dos rodajas de higos marcados. Puedes decorar con unas hojas de perejil, cebollino o albahaca.

De vez en cuando, mis amigos de Fruta de Verdad, me obsequian con alguno de sus productos. No hace mucho, me trajeron unas cajas de higos. Con sabor, color y olor a higos, como debería seguir siendo la fruta. Inspirado por este regalo, me animé a hacer dos recetas, esta que os presento ahora y una ensalada utilizando los higos como ingrediente principal.

Los higos, una fuente de salud

Los beneficios de esta fruta son muchos,  de los mas importantes quizá sea el alto contenido en antioxidantes. Estos ayudan a frenar la acción de los radicales libres, previniendo el envejecimiento prematuro y el posible desarrollo de multitud de enfermedades. También hay que destacar la gran cantidad de fibra que aportan. Tan beneficiosa para la salud cardiovascular y la digestión.

Solomillo de Cerdo , mucha proteína y  poca grasa

Con una cantidad de 22,30 g de proteína por cada 100 gramos y solo 7,60 gramos de grasa, es una carne muy recomendable. También es rico en Vitamina B3 con 13,17 mg por 100 g. y B1 con 0,83 mg por 100 g. Además contiene hierro, calcio, potasio, yodo, magnesio, zinc…

Huye de comprar solomillo o carnes adobadas, hazlo tu mismo.

En los supermercados encontrarás todo tipo de carnes ya cortadas y adobadas. Este tipo de carnes incorporan azúcar añadido y es totalmente prescindible. Esta práctica habitual en la industria alimentaria, no tiene otro objetivo que engancharte a sus productos, porque el azúcar refinado es tan dañino como adictivo.

Con lo que macera tus propias carnes, dales tu toque personal, sé original y lleva las riendas de tu salud.

SUSCRÍBETE

y recibe en tu bandeja de entrada, las últimas RECETAS, VIDEOS y contenidos exclusivos.
SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE

y recibe en tu bandeja de entrada, las últimas RECETAS, VIDEOS y contenidos exclusivos.
SUSCRÍBETE
close-link