Saltar al contenido

Como hacer Patatas Fritas Crujientes “Francesas”

Como hacer Patatas fritas crujientes

Patatas, aceite y sal; tres ingredientes con los que se puede hacer una de las recetas mas simples y que mas gustan, unas Patatas Fritas Crujientes.

Pero que las apariencias no os engañen, aunque que los ingredientes sean comunes, económicos y el procedimiento sencillo, si se aplica un poquito de técnica, el resultado puede variar enormemente.

Una simple fritura rápida no da un buen resultado y deja una capa exterior fina que se ablanda rápidamente con la humedad del interior.

Como hacer las patatas fritas crujientes

El procedimiento es sencillo, fríe las tiras de patatas en un aceite entre 120 y 150 grados durante diez minutos.

Escúrrelas y déjalas reposar a temperatura ambiente hasta que se enfríen, luego sube al aceite a mayor temperatura, entre 175 y 190 grados y fríe de nuevo las tiras de patata unos tres o cuatro minutos.

Escuelas bien y colocadas sobre un papel absorbente.

¿Por que sucede esto?

En el Proceso de fritura suave, el almidón de las células de la superficie, tiene tiempo de disolverse de los gránulos y refuerza y aglutina las paredes celulares exteriores, formando una capa más gruesa.

El tamaño importa

Las patatas fritas engordan, que se le va ha hacer, al fin y al cabo son almidón (hidratos de carbono) y grasa. Además, al freírlas evaporamos baste agua de la que contienen, por lo que resultan un alimento con muchas calorías por gramo.

Has de tener en cuenta que a mayor superficie más grasa absorben, con esto quiero decir que una patatas chips (que son todo superficie) contiene un 35% de grasa, mientras que unas patatas fritas gruesas, como unas bravas, contienen entre el 10% y el 15%.

Opciones para acompañar a unas Patatas Fritas Crujientes.

Si algo tienen las patatas fritas es que sirven para acompañar casi cualquier cosa.

Hace años, en Salou, vi como un ingles se comía un bocadillo de patatas fritas. Pero aquí hablamos de cocina y buena gastronomía, con lo que vamos a dejar de lado el criterio gastronómico de un británico, ¿no? je je.

Con carne, estofada o a la brasa; con pescado, solas o con salsa. Todo vale, excepto mezclarlas o acompañarlas con mas carbohidratos (pan) o alimentos a base de almidón o fécula, por la redundancia y las indigestiones mas que nada.

En este post os propongo una salsa de queso con la que las patatas se convierten en un increíble plato para picotear.