Saltar al contenido

Como Cocer La Pasta Perfecta

Como cocer la pasta

En ocasiones no nos planteamos en mejorar lo más sencillo. Por eso quiero explicar como Cocer  La Pasta para que quede perfecta.

Al preparar una receta a base de pasta, estamos tan ocupados con la salsa que ni nos planteamos si hacemos todo lo posible para que la pasta quede perfecta.

Lo mejor de esto es que cocer pasta es lo más sencillo del mundo y para hacerlo a la perfección solo hay que saber tres reglas básicas.

Como cocer la pasta perfecta

Partimos de la base que 90 gramos de pasta en seco, es una buena ración para una persona. En este ejemplo vamos ha hacer pasta para 2 comensales.

Proporción entre Agua y Pasta

La primera regla y la más fundamental es que la de la proporción de agua y pasta sea de 1 a 10. Por cada gramo de pasta, 10 de agua. Por lo que si quieres cocer 180 g. de pasta necesitarás 1.800 g. de agua, es decir 1,8 litros. 

Con esta proporción el almidón que desprenda la pasta, tendrá suficiente espacio para disolverse y quedara suelta. Así que no es necesario añadir aceite de oliva, que solo hace que entorpecer en la hidratación de la pasta.

¿Cuanta Sal es necessária?

Añade 10 gr. de sal por litro ni más ni menos. Para este ejemplo serían 18 gr. 

Espera a que hierva para añadir la sal, por que si la añades al principio le costará más comenzar a hervir. Esto es por un principio físico-químico, que hace que el agua salada tenga un punto de ebullición mas alto. 

Como nota personal te recomiendo que añadas una hoja de laurel por litro, aunque no es fundamental, le da un buen aroma.

La Pasta y el Reloj!

Pon la pasta solo cuando el agua esté hirviendo y déjala cocer a fuego medio, durante el tiempo que te recomiende el fabricante. Se riguroso con el tiempo, un minuto puede marcar la diferencia, si es fresca muchísimo más.

Remuévela solo al principio y déjala tranquila hasta agotar el tiempo. No tapes la olla y no la remuevas más, que te estoy viendo 😉

Escúrrela sobre un colador y muévela  un poco para que caiga todo el exceso de agua.

Al añadir la salsa…

Procura que este siempre caliente, no esperes a calentarla cuando tengas la pasta ya cocida. Mezclala con la pasta en la misma sartén en la que calientes la salsa y listo.

Si no la vas a mezclar con la salsa inmediatamente, puedes añadir un chorrito de aceite y envolverla para que no se pegue. 

La pasta está al dente cuando veas que el centro está blanco. Quiere decir que ese escaso milímetro todavía está crudo. 

Y esto es todo. A partir de ahora ya no tienes excusa para que se te pase o pegue la pasta. 

Aplica estas reglas de ORO y alucina con el resultado. Una pasta suelta, no pegajosa, con cuerpo y al dente.

 

SUSCRÍBETE

y recibe en tu bandeja de entrada, las últimas RECETAS, VIDEOS y contenidos exclusivos.
SUSCRÍBETE
close-link