Saltar al contenido

Albóndigas de Atún y Salmón

albondigas aten salmon

Os presento una de las recetas favoritas en casa, unas Albóndigas de Atún y Salmón increíblemente sabrosas y jugosas.

Son una muy buena forma de comer pescado sin espinas y sin apariencia de pescado, para los mas reticentes a comerlo, como los niños.

La combinación de Atún y Salmón es ideal. El Atún hace las veces de carne magra, como la ternera. El salmón hace las veces de carne grasa , al igual que es necesario añadir carne de cerdo en una picada para albóndigas de carne.

Unas Albóndigas Beneficiosas

Con estas Albóndigas de Atún y Salmón estamos elaborando un plato muy saludable, repleto de proteínas y grasas buenas petadas de Omega 3 y ácidos grasos saludables.

Pero  o te confundas, una cosa es que evitemos grasas saturadas y otra es que sean bajas en calorías, por que no lo son.

ingredientes para albondigas

Ingredientes

  • 1 cebolla pequeña picada (120 g.)
  • 500 g. de atún
  • 250 g. de salmón
  • 1 huevo
  • 50 o 60 g. de copos de patata (los de hacer puré)
  • sal
  • pimienta negra (1 toque)
  • curcuma (1 toque, opcional)
  • 250 g. de salsa de tomate

para freír:

  • harina
  • aceite de girasol

Elaboración

Preparar la masa

Hacer estas albóndigas es tan sencillo como puede ser preparar unas de carne, las de toda la vida. Pero si es cierto que labor de picar el pescado, la tienes que hacer tu. Pero no temas todavía, que es mas fácil de lo que parece.

La razón es, que en la pescadería, no te lo van a picar, y aunque lo hiciesen, no sería recomendable, puesto que este se oxida y se estropea antes que la carne. Con lo que es mejor hacerlo en casa.

Os recomiendo no hacerlo por medios mecánicos, como una picadora de carne o un accesorio de batidora. La razón es que perderéis la textura de estos dos maravillosos pescados. Dicho esto, si aún no has salido corriendo te explico como proceder con el picado.

Antes de nada, está en mi obligación explicarte, que siempre has de trabajar con un cuchillo bien afilado, no ha de ser ni grande ni caro, pero sí afilado. También he de decirte, que siempre, siempre, siempre, un cuchillo ha de trabajar sobre una tabla de madera, nailon o teflón. No se corta sobre mesas de metal, ni mármol ni en el aire. 

Corta el Atún en lonchas de 1/2 cm de grosor. Luego corta estas lonchas por la mitad o en tres, para que te queden tiras de medio por medio centímetro. Por último, corta estas tiras en pequeños dados de 1/2 cm de lado.

La medida de 1/2 cm es una referencia, como máximo. Así las albóndigas tendrán una buena consistencia y resistirán la fritura sin deshacerse.

Has de hacer lo mismo con el salmón y llevar a un bol los dos pescados picados.

Pica cebolla e incorporala con el pescado. Aquí si que me da igual si la picas con un medio mecánico, siempre que procures hacerlo a baja velocidad, para que no te quede licuada.

Añade ahora unas tres pizcas de sal y un toque o dos de pimienta negra. La cúrcuma les aporta un buen aroma, además les da un buen color y si la añades, te beneficias de sus fantásticas propiedades.

Solo te queda añadir los dos ingredientes cohesionadores de la mezcla, el huevo y los copos de patata.

Ahora, remueve bien para que se mezclen todos los ingrediente,   hasta que te quede una masa homogénea.

Darles forma y freír

Coloca un bol con harina junto al de la masa. Toma una porción de masa con una cuchara y redondéala con las palmas de las manos para hacer una bola.

Tienes que apretar ligeramente a la vez que le das vueltas, para que se compacte lo más posible. Hecho esto déjala sobre la harina y hazla rodar para que se impregne bien. Haz lo mismo con todas las albóndigas que te salgan de la masa.

Pon al fuego una sartén u olla pequeña con suficiente aceite como para cubrir las albóndigas. Saca una a una todas las albondigas y hazlas rodar de nuevo entre tus manos, para que se adhiera bien la harina y para que caiga la sobrante y ves dejándolas en un plato o bandeja.

Añade  las albóndigas sin llenar la sartén demasiado, hazlo en dos o tres veces si es necesario.

Al ser de pescado con dos o tres minutos de fritura, será suficiente. Una vez fritas, déjalas en un colador o escurridor metálico.

El salseo

Solo queda terminar este platazo con una salsa. Las posibilidades son infinitas, pero para esta receta os propongo la mas sencilla.

Vamos a acabar estas albóndigas con una salsa de tomate, casera, o de compra. Pon en una sartén 250g. de salsa de tomate, coloca y envuelve bien las albóndigas, tapa la sartén y enciende el fuego al mínimo hasta que comience a hervir, apaga el fuego y deja que reposen 10 minutos.

albondigas aten salmon